lunes, 17 de mayo de 2010

FOTÓGRAFOS DE AERONAVES POR CONVICCIÓN



DRAGONFLY, © MARIO MAGLIOCCHETTI, SOPORTE DIAPOSITIVA, 
EXPOAMA 1988

    La fotografía de aeronaves ha constituido, desde los inicios de los primeros vuelos, una de las grandes pasiones de quienes se dedicaban a inmortalizar la vida, con sus primitivas cámaras .

  Si bien su origen tecnológico es anterior, casi paralelamente fue incrementándose la velocidad de los aviones y el desarrollo de la capacidad de las cámaras fotográficas, de captarlos en sus operaciones aéreas y en tierra, obtener mejores detalles o perpetuar sus libreas.


SUPER TUCANO, © SIMON BLAISE, SOPORTE DIGITAL, 
FIDAE 2010

     Mas el costo de producción, es decir su revelado y copia, hacía que el proceso de captar se limitase a la capacidad adquisitiva, primero para comprar la película adecuada - la cámara a veces era prestada -; luego, el revelado de alto costo y comúnmente un dolor de cabeza, sobre todo porque a los operadores de las casas fotográficas, poco les importaba cortarles la cola o proa de los aviones (las razones eran muy interesantes de escuchar); finalmente las copias tardaban su tiempo; lo que redundaba que, salvo las productoras de gran envergadura, como periódicos o revistas especializadas, contaban con las imagenes en una tiempo relativamente inmediato; los aficionados o investigadores y documentalistas aeronáuticos debían invertir grandes sumas, en la producción y edición de su material fotográfico, aunque el tiempo de comprobar si la toma había sido buena, tardaba tanto más cuanto se tenía en el bolsillo.


MIRAGE 50C, © SERGIO HERMANN, SOPORTE PAPEL, 
EL TEPUAL 1984

     El advenimiento de la fotografía digital; menos resistida que la producción editorial de esa línea; trajo consigo un notable aumento en la captación de eventos aeronáuticos; cubiertos virtualmente completos; toda vez que la cantidad de tomas, ya no dependía de costos, sino de capacidad de la cámara.
       También la tecnología fotográfica se preocupó, casi tan vertiginosamente como la aviación, de proveer mayores velocidades de captación y mejores soportes de almacenamiento.
    Virtualmente quien tiene una cámara digital, por pequeña y simple que sea, cuenta con un sistema completo de fotografía; desde captar la imagen, hasta su edición final; la impresión física puede hacerse en cualquier dispositivo de tal, o inclusive pasar directamente a la producción meramente digital.

ELKAN, © PAULO MORALES, SOPORTE DIGITAL, 
MUSEO 2009

    Esto fue uno de los mayores incentivos para los Fotógrafos de Aeronaves; tanto para los clásicos, sin duda los más sacrificados en su tiempo, dadas las condiciones en las que debían operar y los medios técnicos con que contaban; así como los noveles, que se sumaban a esta Vocación por la Fotografía de Aeronaves.
    Vocación no es un término exagerado, toda vez que, si bien es más cómodo trabajar con los nuevos equipos; la espera de la llegada o simple pasada de una aeronave; el acceso a las zonas de vuelo, cada vez más lejos del centro urbano - sin considerar las restricciones de perímetro como en las bases militares - requieren sin duda tener Vocación.

HÉRCULES, © SIMON BLAISE, SOPORTE DIGITAL, 
PARADA 2009

    De los primeros de esta nueva era tecnológica, se cuentan varios con notables aciertos y unos pocos con una muy buena voluntad de apoyar la labor de los investigadores históricos.
    Pronto vendría una especie de "segunda oleada", que amén de que el acceso a las nuevas tecnologías era más expedito; tenían algo que no se puede "comprar", aunque a veces con tesón y dedicación se pueden desarrollar capacidades de excelencia; el TALENTO, es innato, salvo que debe ser cultivado y ciertamente fomentado.


VALIANT, © SERGIO HERMANN, SOPORTE DIGITAL, 
MUSEO 2009



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada